Poetiza venezolana Yolanda Pantin laureada con el Premio Internacional de Poesía Ciudad de Granada Federico García Lorca

La poeta venezolana Yolanda Pantin obtuvo este jueves 15 de octubre el Premio Internacional de Poesía Ciudad de Granada Federico García Lorca en su decimoséptima edición.

El alcalde de la ciudad española de Granada (sur), Luis Salvador, hizo público el fallo del jurado, que destacó el «largo y profundo viaje por los recursos poéticos» de la premiada, que ha explorado los «lenguajes de la sentimentalidad» para retratar la «sinuosidades de la condición humana» a través de una mirada «perturbadora y novedosa».

A la decimoséptima edición de este galardón, que nació siendo el de mayor cuantía económica en su género y que actualmente está dotado con 20.000 euros, concurrieron 41 candidatos de 16 nacionalidades.

El premio reconoce el conjunto de la obra poética de un autor vivo que, por su valor literario, constituya una aportación relevante al patrimonio cultural de la literatura hispánica.

Tras anunciársele que había obtenido tan importante condecoración, la artista  declaró: «Estoy en shock, acá son las 7:00 de la mañana. Es una noticia extraordinaria para mí, estoy muy emocionada. Este premio nos rescata a todos los poetas venezolanos, nunca pensé que podría tener tan alto reconocimiento». «Conmigo va una tradición literaria, no soy una voz aislada, son mis lecturas y mis contemporaneos, mis poetas mayores, conmigo vamos todos… Me llamó una poeta amiga por la mañana, y se lo conté. Y le dije que estaba conmigo, que estamos juntas. En mi primer libro de poemas había un epígrafe suyo. Mi voz arrastra otras voces. Mejor dicho, las lleva consigo».

Pantin admite que, aunque hay referentes que han ido cambiando a lo largo de su carrera, Federico García Lorca es una de esas “figuras centrales” que sirven de introducción al mundo de la poesía y que permanecen siempre. También siente que por mucho tiempo la literatura de su país estuvo marcada por cierta insularidad con respecto al resto del mundo de las letras hispanas. “Tenemos mucho que decir, tenemos mucho que dar”, dice la poeta. “No queríamos ir hacia afuera sino ir hacia adentro y eso nos dio a los venezolanos mucha fuerza, hacia el interior de nosotros, hacia el interior del país. Ahora esa misma fuerza se ve hacia afuera”.

El Premio García Lorca es entregado anualmente por el Ayuntamiento de Granada y cuenta con una dotación de 20.000 euros. Patin es la segunda venezolana en recibirlo, después de Rafael Cadenas en 2015. Graduada de la Universidad Católica Andrés Bello, en Caracas, la carrera poética de Pantin abarca casi cuatro décadas, lo que define como “ser fiel a un llamado a excavar en el interior de las cosas”.

Yolanda Pantin nació en Caracas en 1954. Poeta, ensayista y editora, ha publicado numerosos poemarios como su Casa o lobo, Correo del corazón, La cancion fría o Lo que hace el tiempo, obra por la que fue premiada con el Premio Casa de América de Poesía Americana en 2017. También, en 1989, recibió en Caracas el Premio Fundarte de Poesia y en el 2015 obtuvo en Aguascalientes, Mexico, el Premio de Poesia Poetas del Mundo Latino Victor Sandoval. En el 2004, además, recibió la Beca Guggenheim. Yolanda además es madre del destacado periodista deportivo Efrain Ruiz Pantin.

«Hay que entender que la poesía venezolana, la reciente, la de jóvenes y mayores que escribimos en la actualidad, está atravesada por la cuestión política que vivimos, una circunstancia que nos conlleva a la circunstancia de estar presos en una tragedia histórica. Hay poetas muy lúcidos que toman esto como una preocupación. En mi caso, me dije que yo no me voy rendir, que puedo escribir y llegar desde la belleza de la ficción a los grupos vulnerables, a los niños, por ejemplo, como contándoles un cuento. Me dije: ‘solo voy a llegar a lo que toca la luz’, y eso es lo que comparto». Señaló Pantin en una entrevista para el medio ecuatoriano, LaHora, en el 2018.

El lauro de nuestra poetiza fue ampliamente reseñado por la prensa internacional

A continuación te presentamos 5 poemas de nuestra laureada Yolanda Patin

***

OPACIDAD

Aunque parezcan de vidrio
nuestros poemas no son diáfanos.

Tendríamos que nacer de nuevo
sin quebrarlos.

***

BREBAJE

Lleva memoria y clavitos
en partes iguales, se bebe
al amanecer.

***

ESCRIBIR

No hay ninguna
pretensión
en este intento,

si antes era así,
ahora

viene y queda
el gesto

igual a

cuando niña
dibujaba

por placer
y no dormía
hasta pintar

lo que pensaba

y era un mundo
que se hizo
con los años

garabato,
torcedura.

***

APENAS

Como la matica
que está detrás
de mi cabeza

nos sostiene
un alambre dulce
muy fino.

***

SÓLO VEÍA UNA CARRETERA POLVORIENTA

como el calor me sofocaba dije basta
y me senté de cara a la ventana
para refrescar mi cabeza que tiritaba
al igual que una onza de gelatina
Con el hilo del sudor
hice un collar
para apretarme el cuello
además
las noches eran tristes
y rojas
tanto
que me dediqué a soñar con lo ojos abiertos
Sólo veía una carretera polvorienta
Eran noches nostálgicas
Te dije ahógame
y como no había cuerda
y el hilo en el cuello era invisible
juraste amor eterno
me hiciste una escena de celos

Luego lloramos en voz baja
para no despertar a los niños.

K.Camacho.

Con Información de EFE/ElPaís/ABC/LaHora/Zenda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *