Donald Trump y la Primera Dama de EEUU han dado positivo para Coronavirus Covid-19

02 de septiembre 2020.

El presidente estadounidense, Donald Trump, anunció la madrugada de este viernes que él y su esposa, la Primera Dama, Melania, dieron positivo por Coronavirus Covid-19, Trump informo que ambos iniciarían un proceso de cuarentena. “Esta noche la Primera dama y yo dimos positivo de COVID-19. Empezaremos inmediatamente nuestra proceso de cuarentena y de recuperación. ¡Superaremos esto JUNTOS!”, afirmó el Jefe de Estado norteamericano.

El Presidente de EEUU, Donald Trump, detalló que él y la Primera Dama contrajeron la enfermedad después de viajar en el Air Force One con la asesora Hope Hicks, quien dio positivo por Coronavirus Covid19 el jueves por la noche.

Trump se encuentra dentro del grupo de riesgo por la enfermedad, ya que tiene 74 años. Hope Hicks, que tiene 31 años, es parte del círculo de colaboradores más estrecho de Trump, y en los últimos días ha viajado con el presidente tanto en el avión oficial ‘Air Force One’ como en el helicóptero ‘Marine One’ que usa en sus desplazamientos. La salud de Trump ha sido objeto de especulación después de que fuera ingresado por motivos que nunca fueron difundidos en noviembre pasado. Hace dos años y medio, Melania estuvo una semana en el hospital para tratar una “afección renal” de la que tampoco se dieron más detalles.

Hicks, de 31 años, viajaba a bordo del Air Force One con Trump cuando este voló a Cleveland, en el Estado de Ohio, para participar en el primer debate electoral frente a su rival demócrata Joe Biden. También había acompañado al republicano el pasado miércoles cuando fue a un mitin de campaña en Minnesota. El sábado tenía en su agenda acudir a un acto en Pensilvania.

El positivo de Trump llega justo cuando el mandatario había pisado el acelerador de su campaña a fondo para intentar acortar distancias en los sondeos que le colocan detrás de Joe Biden, su contrincante demócrata, con el que vivió un desagradable debate el pasado martes en el que le increpó en numerosas ocasiones, encontrándose ambos hombres a menos de cuatro metros de distancia. Todo debería de apuntar a que el exvicepresidente de Barack Obama y su plantilla más cercana se someta también a la prueba del coronavirus.

Según informó el presidente estadounidense en una entrevista en la cadena televisiva de noticias Fox, tanto él como su esposa, Melania, habían decidido someterse a la prueba del coronavirus tras la noticia sobre la colaboradora. “[Hicks] dio positivo”, dijo Trump en Fox. “Acabo de hacerme un test y veremos qué pasa”, añadió el mandatario.

La Primera Dama de Estados Unidos, Melania Trump escribió en su red social Twitter; “Como han hecho muchos estadounidenses este año, el Presidente Donald Trump y yo estamos en cuarentena en casa después de dar positivo por COVID19. Nos sentimos bien. Por favor, asegúrese de mantenerse a salvo, todos superaremos esto juntos”.

El médico de la Casa Blanca ha asegurado a través de un comunicado que el presidente “se encuentra bien” y seguirá “cumpliendo con sus funciones”. Según el doctor Sean Conley, tanto Trump como su esposa están bien “de momento” y planean pasar su convalecencia en su hogar de la Casa Blanca. La opinión médica de Conley le hizo desear que el mandatario cumpla sus funciones “sin interrupción” mientras se recupera. Con una cuarentena a la vista, la campaña entra en terreno totalmente desconocido hasta ahora, como otros tantos episodios vividos en este periodo electoral de 2020.

La cadena Fox presentó en sus pantallas a un médico como comentarista que ha declarado que en el tramo de edad de Trump la supervivencia es del 96%, pero que la obesidad y la hipertensión aumentan el riesgo. El primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson, con mucha menos edad que el presidente norteamericano, 56 años, estuvo muy grave a finales de marzo. De momento comienzan las especulaciones que vienen marcadas por la legalidad. Si Trump está contagiado, es probable que también lo esté su número dos, el vicepresidente, Mike Pence. En caso de que ambos cayeran enfermos y tuvieran que ser inhabilitados, la siguiente en la cadena de mando es la presidenta de la Cámara de Representantes, la bestia negra de los republicanos, Nancy Pelosi.

A pesar de los 200.000 fallecidos y más de siete millones de casos confirmados, el mandatario mantuvo eventos y mítines con multitudes que se apiñan entre ellas para saludar o vitorear al mandatario. En la gran mayoría de sus actos, Trump se ha jactado de no llevar mascarilla y se ha reído de su contrincante por hacerlo. La misma política antimascarilla se ejerce en el Ala Oeste de la Casa Blanca y en los viajes que estaba haciendo el mandatario por los Estados claves de cara a la noche electoral.

Todavía no está claro cómo afectará este contagio a la organización del segundo debate presidencial, programado para el 15 de octubre en Miami, Florida. Un memorándum médico de la Casa Blanca dice que espera que el Presidente Trump continuará “cumpliendo con sus deberes sin interrupciones”.

NY Times señala sobre el contagio del Presidente Trump: Aun cuando no llegue a enfermar de gravedad, la prueba positiva podría resultar devastadora para su futuro político debido a los meses que lleva restando importancia a la pandemia mientras el virus sigue arrasando el país y matando unos 1000 estadounidenses al día. Trump ha dicho repetidas veces que el virus “va a desaparecer”, ha asegurado que se encuentra bajo control y ha insistido en que el país estaba “a punto de llegar” al final de la crisis. Ha criticado a los científicos, asegurando que estaban equivocados respecto a la gravedad de la situación.

Trump se ha negado durante meses a usar cubrebocas en público, se lo ha puesto solo en contadas ocasiones, ha cuestionado repetidas veces su efectividad y se ha burlado del exvicepresidente Biden por llevar uno.

El Presidente Trump casi nunca usa mascarilla y a menudo, no mantiene el distanciamiento social con sus ayudantes u otras personas durante los compromisos oficiales.

Durante meses Trump dio a entender públicamente que la gripe común es más peligrosa que la covid-19 y se mostró escéptico sobre la gravedad de la enfermedad.

“No podemos dejar que el remedio sea peor que el problema”, tuiteó Trump el 23 de marzo, al cuestionar el cierre de la economía por la pandemia y las medidas de distanciamiento social.

“Va a desaparecer. Un día, como un milagro, desaparecerá“, dijo también sobre el virus.

Sin embargo, antes de que el coronavirus llegara al país, el presidente de Estados Unidos ya sabía que era más letal que la gripe, pero según le dijo al periodista Bob Woodward quería minimizarlo para evitar el pánico.

Estados Unidos acumula ya 208.000 fallecidos por coronavirus, la cifra más alta de muertes en el mundo.

Axioma.Report

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *